Si hay espacio para construir, debe haber espacio para sembrar

  • Área Metropolitana del Valle de Aburrá ha generado diversas estrategias para garantizar la efectiva reposición de árboles del territorio.
  • Lograr el pago efectivo de las obligaciones en materia de reposiciones arbóreas y diversificar las opciones para ello, son algunas de las apuestas para mejorar las condiciones ambientales de la región.
  • Superar el déficit de espacios públicos verdes y número de árboles per cápita es el objetivo de las nuevas reglamentaciones expedidas por la autoridad ambiental.

El Área Metropolitana del Valle de Aburrá, de manera decidida, adelantó un ejercicio para determinar la cifra de árboles adeudados, tanto por el sector público y privado, analizando para ello 1.147 actos administrativos relacionados con aprovechamientos forestales otorgados desde años anteriores. Esta actividad permitió identificar una reposición exigida de 20.000 árboles a personas jurídicas relacionados con Camacol.

Según Eugenio Prieto, Director del Área Metropolitana del Valle de Aburrá, “como herramienta para optimizar las posibilidades de compensación forestal, el Área Metropolitana formuló el Acuerdo Metropolitano 019 de 2017, creado para mejorar las condiciones ambientales del territorio equilibrando el crecimiento urbanístico y la sostenibilidad ambiental, partiendo de una premisa consistente en que si hay espacio para construir también debe existir espacio para sembrar”.

El citado Acuerdo busca generar Planes de Reposición Integral donde se disminuya el impacto ambiental y haya menor cantidad de talas, abordando la ruta de crecer sin fragmentar los ecosistemas y, por el contrario, en la medida de lo posible, crecer regenerando los ecosistemas urbanos.

Durante la evaluación de una solicitud y previo al otorgamiento de un permiso de aprovechamiento forestal, el usuario debe presentar un Plan Integral de Reposición arbórea en el cual se impone como obligación mínima la siembra en una relación 1:1, es decir, por cada individuo talado, deberá sembrar mínimo 1 árbol.

Para las medidas adicionales a la reposición mínima, se cuenta con otras opciones, que se reglamentan a través de diferentes actos administrativos:

1. Valoración ecológica de cada individuo: tamaño, ubicación y especie por medio de la Unidad de Valor Ecológico (Resolución Metropolitana 2247 de 2018).

2. Entrega de recursos como medida compensatoria al Fondo Verde Metropolitano (Resolución Metropolitana 2248 de 2018).

3. Gestión y entrega de predios para generar nuevos espacios públicos verdes (Acuerdo Metropolitano 33 de 2018).

Así mismo la entidad establece otros mecanismos jurídicos para la reglamentación del Acuerdo 019 de 2017:

1. Condiciones adicionales a los trámites de aprovechamiento forestal, como estudios de conectividad ecológica, planes de manejo de fauna y relacionamiento ciudadano. (Resolución Metropolitana 3677 de 2018).

2. Medida de transición, creada en la Resolución Metropolitana 2488 de 2019, que ofrece alternativas a los beneficiarios de permisos de aprovechamiento forestal, debidamente otorgados, que tengan obligaciones de reposición arbórea pendientes de siembra, aplicar la metodología de la Unidad de Valor Ecológico –UVE, proveniente de la Resolución metropolitana 2247 de 2018, aunque sus obligaciones resulten anteriores a la expedición de dicho acto administrativo.

Por otra parte, la Autoridad Ambiental Urbana y el municipio de Medellín están realizando un estudio de conectividad ecológica, contratado con la Universidad Nacional de Colombia, que busca analizar la conectividad ecológica a nivel estructural y funcional en todo el territorio metropolitano, donde el objetivo es entregar una herramienta a la ciudadanía y a las constructoras, para desarrollar intervenciones arbóreas con criterios de sostenibilidad, que permiten mantener y mejorar la conectividad.

Estos mecanismos ayudan a mejorar indicadores de calidad de vida y de calidad ambiental del territorio; permitiendo de esta manera, disminuir el déficit de espacios públicos verdes y el déficit de árboles per cápita en el área urbana del Valle de Aburrá.

¿Cómo se otorgan los permisos de aprovechamiento forestal?

aprovechamiento-forestal-1.jpg

aprovechamiento-forestal-2.jpg.png

Sinergias con el gremio constructor

Para el Área Metropolitana del Valle de Aburrá resulta primordial lograr el pago efectivo de las reposiciones adeudadas por lo que, con la información obtenida, se inició el análisis específicamente de las autorizaciones otorgadas a empresas del sector constructor relacionadas con Camacol, determinando que se les ha autorizado el aprovechamiento forestal de 14.578 individuos arbóreos, los cuales se encontraban en predios privados. A la fecha Camacol reporta la siembra de 15.788 árboles.

“Por parte de Camacol Antioquia y las empresas de la construcción se vienen haciendo los mejores esfuerzos para identificar, diagnosticar y viabilizar áreas públicas y privadas, con potencial de recepción de compensaciones forestales, que permiten evidenciar el compromiso decidido del sector en materia ambiental”, explica Eduardo Loaiza Gerente de Camacol Antioquia. Desde el gremio se lidera la gestión de alcanzar una meta de 20.000 reposiciones en espacios idóneos urbanos en el Valle de Aburrá, para lo cual ha resultado necesaria una interacción efectiva entre la autoridad ambiental, los agremiados y los municipios, lo que permite viabilizar 3.000 siembras como medida de reposición en el corto plazo.

Las empresas constructoras además de realizar siembras como respuesta a sus obligaciones forestales, también han venido incorporando la vegetación existente en los predios a desarrollar, conforme a los postulados de conectividad ecológica y de construcción sostenible que el Área Metropolitana ha exigido, mejorando las propuestas paisajísticas de los proyectos constructivos.

Comentarios