La inclusión, un gran aprendizaje en Medellín

La Administración Municipal, a través de sus entes y secretarías, busca que a diario los ciudadanos se formen y aprendan, no solo en el ámbito académico, sino también desde sus valores, talentos y capacidades personales.

En los últimos tres años, la educación ha sido protagonista en Medellín; además se ha transformado y fortalecido. Por tal razón, la ciudad fue reconocida por la UNESCO como una de las diez urbes con mejor desempeño en aprendizaje y formación.
Los avances que ha tenido Medellín en materia educativa son amplios e incluyen a todos los ciudadanos. Los diferentes grupos poblacionales como adultos mayores, comunidad LGBTI, personas con discapacidad, víctimas del conflicto armado, exhabitantes de calle, indígenas, afrodescendientes y familias en extrema pobreza, reciben formación en distintas áreas del conocimiento para su desarrollo personal.
Desde la Secretaría de Inclusión Social, Familia y Derechos Humanos se realizan programas y proyectos que benefician a la población en estado de vulnerabilidad. En cada una de ellas se potencian las capacidades de estas personas, mejoran las oportunidades en el ámbito laboral y ayudan a la transformación de la ciudad.
Educación para todos
Dentro de estos procesos se encuentran las capacitaciones en informática que reciben alrededor de 250 adultos mayores pertenecientes a la comuna 10; La Candelaria. En las clases, los asistentes aprenden sobre el manejo de Wikipedia, blogs, twitter, Facebook, Skype, Word, Excel y Power Point. Al terminar el cuatrienio, serán 355 las personas mayores de 50 años beneficiadas.
De igual forma, los talleres de manualidades para el adulto mayor son espacios en donde a través del tejido, el bordado y la pintura, estas personas encuentran bienestar, compañía y salud. Este proyecto está presente en las 16 comunas y 5 corregimientos de Medellín y se espera que al finalizar este año, se formen un total de 21.823 personas mayores de la ciudad.

Por otra parte, la cultura, el territorio, la lengua y la cosmovisión de los grupos étnicos de la ciudad, encuentran su espacio gracias a la etnoeducación. Allí, se brinda asesoría y asistencia técnica a las instituciones educativas  de la ciudad frente al enfoque étnico, donde se transversalizan nuevas prácticas pedagógicas que fortalezcan las comunidades educativas en torno a la diversidad.


Hasta el momento, con este programa, 58 docentes de instituciones públicas de Medellín, participaron del Diplomado en etnoeducación, se ha logrado la escolarización de 74 niños y niñas indígenas que viven en los inquilinatos del sector de Niquitao, barrio San Lorenzo, y 180 colegios de la ciudad desarrollan estrategias sobre el respeto a la raza y la cultura.
Con más de 1.275 personas, la escuela para la inclusión ha realizado todo un trabajo de capacitación y formación para personas en estado de vulnerabilidad. En esta escuela se forman a las personas con el fin de generar nuevas oportunidades laborales. Hasta el momento, algunas empresas como Prebel, Jardín Botánico, Sodexo y Crepes & Waffles, han vinculado cerca de 133 usuarios bajo esta modalidad.

Dentro de su plan de estudio, las personas reciben formación en autoconocimiento, manejo de emociones, comunicación asertiva, trabajo en equipo, proyecto de vida, adaptación laboral, búsqueda efectiva de empleo, preparación de entrevistas y hoja de vida, entre otros.
De igual forma, la agricultura fortalece los procesos de aprendizaje en los menores de edad con discapacidad cognitiva. Gracias al Centro Experimental de Aguacate, 126 menores de edad aprenden sobre agricultura, avanzan en su rehabilitación y disminuyen su riesgo de inseguridad alimentaria.

La inclusión, un gran aprendizaje en Medellín

El programa Huertas con vos quiere formar a los adultos, jóvenes y niños de Medellín en la siembra, cuidado y recolección de alimentos en las mismas instituciones educativas y hogares de la ciudad.


Actualmente, en 12 de las 16 comunas de Medellín hay 897 huertas urbanas en las cuales se siembran nueve especies de hortalizas. El tomate y la lechuga están entre las plantas comestibles más cultivadas en estos espacios verdes y saludables. En la toda la ciudad se han gestionado 1.735 huertas, 838 están en los cinco corregimientos de la capital antioqueña.
Finalmente, cada uno de estos procesos aporta no solo al crecimiento de la ciudad en materia de aprendizaje y educación, sino al aumento de espacios incluyentes, en donde todos los ciudadanos tienen participación y atención.
Por Manuela Lozano Ángel

Comentarios