El respeto hacia las mujeres también viaja en Metro



La Alcaldía de Medellín, a través de la Secretaría de las Mujeres, desarrolla desde 2017 la estrategia Territorios Seguros para las Mujeres y Niñas. Esta propuesta también está integrada al sistema de transporte masivo de la ciudad, el Metro.
Mediante este programa se ha buscado sensibilizar a la ciudadanía en Medellín sobre la problemática de acoso y violencia sexual femenina en las calles; además se quiere desnaturalizar acciones en torno a este tema.
Pese a las constantes acciones, en Medellín muchas mujeres se sienten intranquilas o irrespetadas, en especial en espacios públicos, bien sea por una mirada maliciosa, un piropo insinuante, una expresión con doble sentido; o incluso, por un roce o un toque, o una respiración cercana e invasiva.
“Así se pone uno cuando lo van atracar, así y más se sienten de mal muchas mujeres y niñas por el solo hecho de salir a la calle. Son agravios con los que uno se siente casi que violada”, anotó Olga Cecilia Ramírez Ramírez, economista y madre de familia, quien agregó que es muy incómodo tener que vivir con el temor a ser acosada.
En las calles es habitual oír que si la ciudad fuera como el Metro sería un espacio con mucho más respeto y prudencia, ya que en el sistema de transporte la cultura ciudadana prevalece.
Por esta razón, desde la Alcaldía de Medellín, con la campaña “El Metro también es un territorio seguro para las mujeres y las niñas de Medellín” se hace un llamado a la reflexión ciudadana para transformar y cambiar la forma como se trata a las mujeres.
Corresponsabilidad, sentido común, cultura y educación
“Hemos hecho jornadas y actividades de sensibilización y reflexión con la policía, con las universidades y con los transportadores; también con los obreros, quienes no es que quieran hacer algo malo sino que está tan naturalizado el tema que nos parece normal, pero no es así”, señaló Valeria Molina Gómez, secretaria de las Mujeres.
También con los educadores de diferentes instituciones educativas de la ciudad se han llevado a cabo talleres, movilizaciones y encuentros. Todo esto hizo posible que exista una red de maestros quienes hablan sobre el acoso sexual en las aulas.
Con estas acciones se han impactado a cerca de 30 mil personas en toda la ciudad. Con el fin de ampliar la cobertura,  la estrategia también se desplegará en el Metro de Medellín.
“Trabajamos de la mano de la Secretaría de las Mujeres con el objetivo de sensibilizar y transformar la cultura y los comportamientos de la ciudadanía, desde la corresponsabilidad frente al respeto hacia las mujeres y el rechazo a las violencias y el acoso sexual”, indicó Tomás Elejalde Escobar, gerente general del Metro de Medellín.
El respeto hacia las mujeres también viaja en Metro
Con el fin de concienciar y comprender la problemática de persecución e intimidación sexual a mujeres y niñas en el espacio público, se han implementado actividades en alrededor de 400 espacios académicos y pedagógicos dirigidos a distintos grupos poblacionales como actores de la Fuerza Pública, por ejemplo.
El respeto hacia las mujeres también viaja en Metro
También se han hecho en Casas de Justicia, Centros de Salud, grupos o colectivos como mujeres trabajadoras sexuales, formadores del INDER, grupos juveniles, Integrantes de las JAC y JAL, semilleros de mujeres, tenderos, e inicialmente con habitantes de las comunas de incidencia directa del proyecto: Santa Cruz, comuna 2; Manrique, comuna 3; Villa Hermosa, comuna 8; La Candelaria, comuna 10 y el corregimiento de Altavista.
Libres, seguras y respetadas
Las metodologías diseñadas para las sensibilizaciones son de construcción colectiva y se fundamentan en la experiencia significativa que logra la vinculación de asistentes al programa y a la reflexión sobre las violencias sexuales en el espacio público.
El respeto hacia las mujeres también viaja en Metro
“Los espacios de sensibilización se convierten en experiencias que nos ayudan a percibir las zonas más inseguras y a ampliar la capacidad de tejer redes para el cuidado propio de las otras mujeres y las niñas, además que poder hablar de las problemáticas es sano para todas”, afirmó Deisy Arango, líder comunitaria y estudiante de trabajo social, quien coordina el Colectivo Semillas de la comuna 2.
Por su parte, Mateo Gómez Rivas, fotógrafo, opina que no es lamentable y reprochable que las hijas, hermanas, amigas, novias o mujeres en general sientan miedo debido a la falta de valores y modales de algunos hombres.
“No es lógico, es antinatural, ellas deben ser libres en todo sentido, de vestirse como deseen, de caminar por donde quieran, de pensar y hablar”, afirmó. Además invitó a los hombres a ser verdaderos caballeros con las mujeres.
El respeto hacia las mujeres también viaja en Metro
El trato que se merecen
Palabras como “mamacita”, el clásico silbido que proviene de la nada o una mirada lasciva de un desconocido son algunas prácticas de violencia que los hombres tienen hacia las mujeres y que se piensan como situaciones comunes. Algunas, incluso, en muchas ocasiones se sienten vulnerables y prefieren dejar de usar prendas específicas o dejar de visitar ciertos lugares.
Esta realidad resulta muy compleja porque las violencias hacia las mujeres y niñas se manifiestan de muchas maneras, algunas silenciosas como una “mirada inocente” u otras inclusive más “agresivas” como un “piropo supuestamente inofensivo”, que va desde lo incómodo a lo desagradable, acciones que pueden influir en la autoestima y la percepción personal sobre ellas.
Por Sebastián Vallejo Ramírez

Comentarios