El Área Metropolitana del Valle de Aburrá avanza en la gestión del ruido del territorio

  • El Área Metropolitana del Valle de Aburrá en convenio con la Universidad de San Buenaventura actualizó los mapas de ruido en los 10 municipios del Valle de Aburrá y desarrolló el Plan de Acción para la Prevención y Control de la Contaminación por Ruido.
  • ​El Plan de Acción para la Prevención y Control del Ruido establece como meta reducir de manera progresiva el porcentaje de población urbana afectada por ruido del 9.1% en 2018 al 7.7% en 2030.​


En el cierre del Foro Regional Gestión del Ruido. Avances y retos, el Área Metropolitana del Valle de Aburrá informó que en desarrollo de un convenio con la Universidad de San Buenaventura fueron actualizados los mapas de ruido en los 10 municipios del Valle de Aburrá.
 
Como resultado de este proyecto, se desarrolló el Plan de Acción para la Prevención y Control de la Contaminación por Ruido que incluye 7 ejes temáticos y 6 ejes transversales, con el que se espera reducir progresivamente la contaminación acústica en el territorio.
 
“Este Plan, para disminuir la contaminación por ruido y para tener una mejor calidad acústica en los diez municipios del Valle de Aburrá, tiene un mapeo municipio por municipio, con el fin de focalizar las problemáticas y soluciones uno por uno. El Plan, con metas al 2030, ha sido articulado con el plan de cambio de variabilidad climático, el Plan Integral de Calidad del Aire y con toda la estrategia que venimos desarrollando de construcción sostenible”, afirmó Eugenio Prieto Soto, director del Área Metropolitana del Valle de Aburrá.
 
Según explicó Carlos Davis Hoyos, “hoy tenemos siete estaciones de monitoreo del ruido, que funcionan en tiempo real, como las de medición de la calidad del aire, con indicadores que pueden ser consultados por la ciudadanía”. De las siete, hay cuatro en Medellín, una en Itagüí, una en Sabaneta y otra en Girardota.
 
Dentro de las competencias del Área Metropolitana del Valle de Aburrá, como Autoridad Ambiental, está el elaborar mapas de ruido ambiental que son una representación gráfica de los niveles de ruido en una zona específica que permite definir el grado de ruido al que está expuesto un determinado grupo de personas. Además, sirven para el ordenamiento del territorio, la definición de políticas y normas, y en el desarrollo de estrategias de prevención, mitigación, control y seguimiento. “Es un mapa construido con toda la tecnología y basado en gestión del conocimiento y en innovación”, indicó la investigadora y profesora del Politécnico Colombiano Jaime Isaza Cadavid, Miriam Gómez Marín.
 
Según la Resolución 627 de 2006 estos mapas deben actualizarse cada cuatro (4) años en los municipios con poblaciones mayores de cien mil (100.000) habitantes, razón por la cual el Área Metropolitana del Valle de Aburrá realizó mapas de ruido en los años 2006, 2010 y 2014 para los municipios de Itagüí, Bello e Itagüí. Sin embargo, consciente de que la problemática por ruido es de gran complejidad y que afecta la salud y tranquilidad de los habitantes metropolitanos de manera generalizada, se actualizaron los mapas de ruido al año 2018 para todos los municipios del Valle de Aburrá en convenio con la Universidad de San Buenaventura, donde se hicieron desarrollos tecnológicos para la obtención de información de algunas variables, a través de datos colaborativos y de una plataforma Web de publicación de los mapas, para consulta de la comunidad, la cual se encuentran disponibles en la página de la Entidad www.metropol.gov.co.
 
Los mapas permiten valorar el aporte de las diferentes fuentes de ruido, que son el tráfico rodado, la industria, sistema férreo y aeropuerto para los periodos diurno (7:01 a.m. a 9:00 p.m.) y nocturno (9:01 p.m. a 7:00 a.m.), horarios definidos por la norma nacional. Además, se generan mapas de conflicto para identificar zonas donde se presentan excedencias de los niveles permisibles.
 
Los mapas dieron como resultado que el 9.1% de la población urbana del Valle de Aburrá está expuesta a niveles de ruido superiores al nivel de referencia (65 dB(A) según la Organización Mundial de la Salud), dado en términos del indicador establecido por el Ministerio Ambiente y Desarrollo Sostenible. El panorama por municipio es el siguiente:
cuadro_ruidp.png 
Es importante aclarar que los datos de población expuesta fueron determinados con la proyección de población del censo anterior, dado que en el momento que se hizo el cálculo no se contaba con los datos oficiales del censo nacional.
 
A partir de los resultados de los mapas de ruido ambiental, desde el año 2012 se elaboraron Planes para la Descontaminación por Ruido para cada municipio. Con la actualización de los mapas, al año 2018, se formuló el Plan de Acción para la Prevención y Control del Ruido, el cual contempla medidas orientadas a la prevención, mitigación, corrección y seguimiento de los impactos generados por el ruido, que permitan abordar de manera integral esta problemática.
 
El Plan de Acción para la Prevención y Control del Ruido establece como meta reducir de manera progresiva el porcentaje de población urbana afectada por ruido del 9.1% en 2018 al 7.7% en 2030, con metas intermedias con corte al 2022, 2026 y 2030, conforme a la actualización de los mapas de ruido cada cuatro (4) años.
 
La implementación de los Planes de acción está a cargo de la autoridad ambiental, con el apoyo de los municipios, pero en gran medida las estrategias de gestión del ruido se orientan en la necesidad de involucrar el mapa de ruido en los procesos de planificación del territorio, la infraestructura y en las políticas de movilidad, por tanto, el rol que juega el municipio es fundamental para la implementación de las medidas.
 
Entendiendo la problemática de ruido que afecta al habitante metropolitano, el Área Metropolitana del Valle de Aburrá ha realizado varias acciones enmarcadas principalmente en:
 
Monitoreo de ruido desde 2009 con dos (2) estaciones: Desde 2012 se tiene una operación continua, contando actualmente con siete (7) estaciones,  ubicadas en zonas con influencia del tráfico vehicular, locales comerciales, restaurantes, bares, discotecas, las cuales son operadas a través de nuestro Sistema de Alerta Temprana de Medellín y el Valle de Aburrá, SIATA.   Los resultados de las mediciones  están disponibles en el portal   www.siata.gov.co. Además,  para una mayor cobertura del monitoreo y apropiación de la ciudadanía se están desarrollando sensores de bajo costo para el monitoreo de ruido, tipo ciudadano científico.
 
Otra de las acciones es el fortalecimiento de la capacidad técnica en la temática de ruido a funcionarios de los municipios y la autoridad ambiental, establecimientos abiertos al público, la industria y campañas pedagógicas y de sensibilización.
 
En asocio con CORANTIOQUIA, se generaron protocolos para los municipios para la gestión de quejas por ruido y procedimientos para la atención de quejas, seguimiento, mediciones y comunicación interinstitucional para lograr una gestión más efectiva en la gestión del ruido, diseño de una metodología para la definición de Zonas Acústicamente Saturadas ,orientada a establecer los lineamientos que permitan evitar el incremento desmesurado de ruido generado por las diferentes actividades.
 
Se cuenta con mesas de calidad del aire y ruido en los municipios, liderada por el Área Metropolitana del Valle de Aburrá donde se brinda asesoría y acompañamiento en ambos temas y se socializan las acciones realizadas por la Entidad.
 
En el ejercicio de control y vigilancia se realizan visitas para verificar cumplimiento de la Resolución 627/2006, para aquellos generadores de ruido que son de nuestra competencia (industrias, por ejemplo).
 
Al igual que en temas de calidad del aire, la principal fuente de generación de ruido es el tráfico rodado, por tanto, todas las acciones que viene desarrollando el Área Metropolitana hacia una movilidad sostenible y además las contempladas en el Plan Integral de Gestión de la Calidad del Aire – (PIGECA) que impactan el sector transporte y cómo utilizamos el territorio, también tiene un efecto positivo en el control del ruido y en el mejoramiento de la calidad acústica del Valle de Aburrá.
 
Para gestionar la problemática de ruido e implementar el Plan de Acción para la Prevención y Control de la Contaminación por Ruido, se requieren planteamientos multidisciplinarios y la articulación de diferentes actores, incorporación del manejo de ruido en la planeación urbana como criterio para la clasificación en los usos del suelo, de modo que se pueda evitar intensificar los conflictos existentes y prevenir la aparición de nuevos conflictos. “El Plan contempla mejorar lo que está construido y sobre eso trabajar para que los niveles de ruido no se deterioren en el territorio”, dijo el investigador de la Universidad San Buenaventura y director del Plan de Acción para la Prevención y Control de la Contaminación por Ruido, Luis Eduardo Tafur.​

Comentarios