Metrocable, un quinceañero de la movilidad sostenible


El Metro estima en 96 millones de usuarios la utilización de la Línea K desde el inicio de su operación comercial en 2004.
Hace 15 años nació la primera línea de cable aéreo en Medellín, y con ella, una revolución en la movilidad con inclusión social. El metrocable de Santo Domingo, Línea K, fue la primera en el mundo con las características para el transporte urbano con tecnología sostenible y llegando a los barrios más apartados de Medellín en la zona nororiental.
Las autoridades locales y la comunidad que se ha visto beneficiada en este tiempo, de acuerdo con el Metro un impacto sobre 240.000 habitantes, celebraron los primeros 15 años de servicio para las comunas 1 y 2, Popular y Santa Cruz, respectivamente.
"Este es sistema de transporte que les ha cambiado sus vidas, para bien. Lo que antes era invisible se volvió visible. Zonas a las que no llegaba el Estado y hoy llega con toda su inversión. Las que eran las zonas más violentas hoy son zonas donde se respeta la vida. Lo bonitos es ver la gente como lo quiere, como lo cuida y mantiene limpia las cabinas y las estaciones", dijo Federico Gutiérrez Zuluaga, alcalde de Medellín.



El 7 de agosto de 2004 se inició oficialmente la operación del cable Línea K. Tiene una extensión de dos kilómetros y cuatro estaciones en su recorrido: Acevedo, Andalucía, Popular y Santo Domingo Savio, estación de retorno.
El Metro de Medellín estima que 46.000 personas se mueven diariamente en este sistema, facilitando la llegada a la parte alta de la ladera en 30 minutos. Antes una persona que utilizaba el servicio tipo bus o transporte informal podía tardar 90 minutos. De ahí la alegría de la gente de la comunidad que inspira sus versos en este sistema.
"Pongan cuidado señores lo que les voy a contar, metrocable cumple años y esto es digno de admirar. Quince años está cumpliendo en el barrio Popular, ofreciéndole a la gente transporte y movilidad, que solución tan grandiosa la que nos vinieron a dar a toda la gente pobre de esta comunidad. A toda la familia Metro yo le quiero agradecer por este sistema metro que nos vinieron a traer. Yo me siento orgullosa de este hijo que yo crié acá en las altas montañas yo llevé", recitó María Rosalba Cardona, una mujer quien vive en la zona y reconoce los beneficios del medio de transporte.
Además del Metro y cinco metrocables, con uno más en construcción, Medellín tiene Tranvía y Metroplús en un sistema integrado de movilidad con conexión a otros municipios del Valle de Aburrá y las estaciones del modelo de bicicletas públicas, EnCicla, todo con la tarjeta única de recaudo electrónico.
Para noviembre de 2019 se tiene estimado que inicie operaciones el metrocable Picacho, Línea P, que tiene un avance cercano al 70 % y que con 2.7 kilómetros de longitud, se convertirá en el más extenso.
Este sistema tendrá un impacto estimado sobre 420.000 habitantes del noroccidente de la ciudad. Precisamente, este cable tendrá su estación de transferencia en Acevedo, Línea A del Metro, de donde arranca el recorrido la festejada Línea K.



"A las telecabinas, que ya tienen 15 años, se están interviniendo totalmente. Se están revisando todos los componentes de seguridad, se están cambiando lo que sea necesario por componentes de seguridad, se cambia por nuevos y se le está dando otra vida. Se están renovando los vidrios, la estructura de puertas y con eso nos va a dar otros 15 años más, por una tercera parte que valdrían unas nuevas", explicó Tomás Elejalde escobar, gerente del Metro de Medellín.
De acuerdo con la empresa, los metrocables de La Aurora, Arví, La Sierra, Trece de Noviembre y Santo Domingo, a 2018, evitaron la emisión de 35.000 toneladas de CO2 y de 1.106 tonelada de contaminantes atmosféricos (partículas PM2.5 y NOx, entre otros), lo que impacta favorablemente en la calidad del aire de la capital antioqueña.
Por: José Fernando Serna Osorio


Comentarios